• Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
LOGO GIGANTE WLS-4.png

La maternidad no es lo que yo pensaba

Por: Nair Zúñiga (@zupermama.cl)


Así es amigas y amigos, no es lo que pensé ni lo bonito que pintan en las revistas. No vas a encontrar un bebé con la ropa impecable, sonrisa perfecta y tu luciendo esplendida durante todo el día. No encontrarás una facilidad para cambiar pañales, dar leche y ser una mujer que se la pueda con todo durante al menos los primeros 3 meses. Incluso, podría seguir nombrando un montón de cosas que no encontrarás, pero si verás en las influencias que te rodean un mundo perfecto que lamentablemente no es el tuyo. Con esto no quiero desalentarte, al contrario, te quiero contar un poco sobre la verdadera maternidad, sobre lo que te puede tocar y lo que nadie te va a contar…


Se hace difícil llegar a un momento de adultez en el que debes hacerte cargo de ti ante cualquier cosa o imprevisto. Imagínate hacerte cargo de ti además de otra pequeña persona que depende al 100% de ti (si es que solo tienes un bebé, pues recordemos que existen los partos múltiples). Se presenta ante ti un mundo totalmente desconocido, donde debes ser sostén emocional y económico de dos personas nuevas, pues al nacer una guagua, nace una madre que muchas veces es "invisibilizada" por la pequeña criatura.


Más difícil aún entender, comprender y amar a la nueva Tú que está frente al espejo: con cambios en el cuerpo, cambios de ánimo, estresada, cansada y adolorida... Y aunque te siga mencionando el resto de cosas que no te gustarán, si te puedo comentar que no todo es terrible, no todo es difícil, no todo es sufrir pues ser mamá es magia, es encontrar a una mujer power, una mujer fuerte, aguerrida, la mejor versión de ti, aquella que jamás pensaste que podrías ser y hoy la ves frente al espejo parada, diferente por fuera, pero mejorada por dentro.


Tendrás momentos de cansancio extremo, pero valdrán la pena, pues tú y solo tú sabes que esa noche sin dormir significa seguridad, amor, apego para quien más lo necesita y que solo te necesita a ti.


Te invito a amarte cómo eres hoy, como está tu cuerpo, como está tu ánimo, con tus altos y bajos, con cualquier defecto (que tu consideres que corresponde a el), pues esa persona que se refleja ante tus ojos, es aquella que dio vida tanto por parto natural como cesárea con el amor y coraje más grande que pueda existir.

¡Hey Mamá! Eres grande. Que nadie te diga lo contrario.

0 comentarios